Centro de Relajación Yantra Armonía para el Ser.

Tratamiento de Moxibustión

La moxibustión (o simplemente “moxa”), es una técnica de la Medicina Tradicional China muy extendida y utilizada hoy en día, que consiste en la combustión de la planta artemisa (Artemisia vulgaris), muy valorada por sus propiedades tanto en Occidente como en Oriente. La moxa se aplica sobre los canales y puntos de acupuntura para calentarlos y tonificarlos, procede de las moxas, cuya importancia es tal que habría que traducir el concepto acupuntura como “aguja y fuego”. La moxa es el compañero de viaje milenario de las agujas de acupuntura.

Con la moxa es posible aplicar calor sobre una zona muy pequeña y precisa, La moxa calienta. La sensación es agradable, apacigua las molestias, los dolores. El calor de la moxa, aun siendo leve, penetra en los canales energéticos o meridianos. Lo primero es eliminar su contrario, el frío. Si el calor es movimiento, el frío es estancamiento. Un ejemplo son las lumbalgias, tanto las agudas como las crónicas. Con un puro de moxa calentamos la piel. Poco a poco va penetrando para llegar a la musculatura contracturada, que se despereza.

Un estado de dolor lumbar crónico viene acompañado, muchas veces, por una sensación de frío interno que ni abrigándonos desaparece del todo. A la moxa se le reconocen también efectos preventivos, pues su uso continuado promueve las funciones energéticas de los diferentes órganos. Si conseguimos alimentar el chi (el flujo vital, según la MTC) con el uso de la moxa, todo nuestro organismo funcionará mejor.

El principal efecto de la moxibustión en el cuerpo es un aumento del metabolismo: aumenta la temperatura corporal, se dilatan los vasos sanguíneos, estimula la circulación sanguínea y linfática y se incremente al número de glóbulos blancos. Desde el punto de vista de la MTC la moxibustión ayuda a dispersar el Frío y la Humedad, abriendo los canales y permitiendo que estos factores patógenos se eliminen. Tonifica el Yang (es decir, el metabolismo corporal) y activa el Qi y la Sangre. En general, se ha usado tradicionalmente para aumentar la vitalidad y ayudar a prevenir enfermedades.